Rapidshare lleva un par de meses bastante movido, porque casi cada semana hay alguna novedad. La de hoy era algo que se estaba oliendo desde hace tiempo, y no sé si va a gustar o disgustar a sus usuarios gratuitos. Para empezar, los malditos gatos de los captchas han sido eliminados, de hecho no tendremos que rellenar ningún captcha. La otra gran mejora es que no tendremos que esperar entre descarga y descarga, lo que antes se alargaba hasta dos horas entre archivos. La última mejora es que los usuarios free pueden subir y descargar archivos de hasta 200 megas, el doble que antes.

Todas estas mejoras vienen con un precio: la velocidad de bajada es limitada. Si antes podías exprimir tu ADSL al máximo, ahora la bajada queda limitada a 500 Kbps, unos 63 KBs. Es decir, que un disco de 700 MB lo puedes bajar con Rapidshare en no menos de 3 horas, sin importar mucho la calidad de tu conexión. También habría que indicar que, aunque la espera entre archivo y archivo ha sido eliminada, los 25 segundos antes de cada archivo tienes que seguir esperándolos, y solamente puedes descargar un archivo a la vez. Lógicamente, para automatizar todo ese proceso y poder descargar archivos “grandes” sin tener que estar delante del ordenador, necesitaremos aceleradores de descarga como RapGet o el oficial de Rapidshare.

Por último, hay una ligera modificación para los usuarios de pago (a los que lo anterior no les afecta): si antes había un límite de descarga de 50GB en 5 días, ahora se simplifica: 10GB al día. Es un cambio muy sutil, que lo hace más simple pero mucho menos flexible que antes.

Vía | xataka